Electroestimulación Muscular vs Entrenamiento Convencional

Durante el entrenamiento con el sistema de Electroestimulación Muscular, más del 90% de las fibras musculares se contraen simultáneamente, incluida la musculatura profunda, algo que no se puede conseguir con el entrenamiento con pesas. En consecuencia, se mejora la coordinación intra e intermuscular.

Por lo que el entrenamiento con EMS, se convierte en una dinámica mucho más intensa y rápida que el realizado con pesas convencionales.

El resultado del entrenamiento con Electroestimulación Muscular puede llegar a ser hasta 18 veces mayor que en el entrenamiento de fuerza normal.

Ventajas del sistema de Electroestimulación Muscular respecto el entrenamiento convencional

  • Protección del sistema músculo-esquelético.

    La intensidad del entrenamiento EMS no depende de la carga de pesas que soporta el usuario, sino de estimulación eléctrica que reciben sus músculos. Las articulaciones quedan liberadas del estrés producido por las cargas de las pesas, con lo que se reduce drásticamente la posibilidad de lesiones y los problemas derivados de la sobrecarga muscular.

  • Reequilibrio de los desequilibrios musculares.

    El sistema de Electroestimulación Muscular permite la activación selectiva y particular de los grupos musculares. Esto es particularmente importante cuando existen desequilibrios musculares, algo muy común en la vida sedentaria actual. Permanecer sentado en un escritorio, por ejemplo, conduce a un acortamiento de los músculos pectorales con un debilitamiento simultáneo de los músculos de los hombros y la espalda. El desequilibrio en los músculos posturales de los lumbares, el abdomen y la pelvis son dolencias comunes. Gracias a la EMS, se pueden entrenar estos grupos musculares específicos, los cuales son difíciles de entrenar eficazmente mediante el entrenamiento convencional. El dolor de espalda puede ser mejorado con resultados notables a corto plazo.

  • Peso y reducción de la grasa corporal.

    El sistema de Electroestimulación Muscular facilita una reducción sostenida de peso y la grasa corporal. En las mujeres con entrenamiento EMS, se observa una reducción del diámetro de la cintura, caderas y los muslos. En los hombres, conduce a la disminución de volumen en la cintura, acompañado de un ligero aumento y estabilidad de los músculos de los glúteos. Al mismo tiempo, se produce un aumento significativo de la musculación en los brazos, pecho, espalda y piernas.

  • Reducción de la tensión muscular.

    El entrenamiento EMS activa el flujo sanguíneo muscular, lo que ayuda a aliviar la tensión en los músculos, contracturas y nódulos.

EMS vs Entrenamiento Convencional

Ahorra tiempo con in Move, 20 minutos a la semana serán suficientes para estar en forma, ¡ya no tienes excusa!

¿Cuánto tiempo puedo ahorrar gracias a in Move?

El entrenamiento físico habitual que se necesita para cada entrenamiento, incluido el calentamiento, ronda la hora y media, necesitándose entre dos a tres sesiones por semana para conseguir resultados significativos. Para la mayoría de la gente esto no es posible en el largo plazo, lo que produce en el usuario una desmotivación que finalmente se transformará en el abandono del entrenamiento.

Con los entrenamientos de Electroestimulación Muscular de in Move sólo necesitarás una sesión de 20 minutos por semana para estar en forma.